Archive for the ‘Gestión Pública’ Category

Ciudadanía y nuevas tecnologías: curso en Córdoba

7 October 2010

 

Portada del folleto del curso

Curso ciudadanía y nuevas tecnologías

 

Bajo el título Nuevos canales de Participación: Ciudadanía y nuevas tecnologías, la Cátedra de Participación Ciudadana de la UCO organiza el curso en el que participo con una pequeña intervención. Además habrá gente que sabe de verdad, claro.

 

Temario del curso

Temario del curso

 

Hasta el día 14 os podéis apuntar al mismo, aunque ahora mismo no hay noticia al respecto en la página de actividades de la citada Cátedra.

La presentación que pretendro utilizar es la siguiente, aunque espero realmente que las interrupciones sean tantas que no tengamos que llegar al final. Se admiten, por supuesto, todos tipo de comentarios. Muchas gracias

View more presentations from Pepe Roldán.
Advertisements

¿Te gusta conducir?

4 October 2010

Road

On the road

Mi abuelo, que fue camionero, taxista, mecánico, especulador inmobiliario y terminó su vida profesional de auxiliar de biblioteca en la Escuela de Magisterio, solía insitirme en la diferencia que había entre aquellos que sabían “guiar” y “conducir” sus automóviles (así los sigue llamando él).

Learner

Learner

El que guía, acobardado y pusilánime, bastante hace con mantener el coche entre las dos rayas de la carretera y suele ser el primero que busca el centro de la carretera en cuanto éstas desaparecen. Son esos, los habréis visto, que permanecen rígidos y pegados al volante de sus coches, con la mirada fija a escasos dos metros de la punta de su capó y entienden poco más allá de que la luz roja significa “alto” y la verde “circulen”. Eso y, por supuesto, correr, saben correr porque es lo realmente sencillo una vez que tienes coche, carnet y 500 metros de recta delante.

El conductor, decía mi abuelo, es sereno y generoso. Sabe llevar la vista puesta, en carretera, como un kilómetro por delante de donde van sus ruedas, oye su motor, entiende que necesita una marcha más corta o más larga (la “super directa” le llama él a la quinta, no sé ahora cómo le dirá a la sexta que llevan a algunos coches), facilita el tráfico, sabe que el peatón es débil, mucho más débil y entiende que enseña con su actitud a los que con él van montados en el asiento de atrás.

SCAN DRIVERS

Conductor feliz

Y es que, últimamente, no puedo dejar de sacar parecidos entre las múltiples facetas de la realidad y la de nuestras organizaciones, donde un buen conductor haría maravillas:

  • Atendiendo al cuadro de mandos.
  • Oyendo su motor y dándole lo que necesita.
  • Mirando alrededor y adaptando la velocidad de su organización al entorno y a las posibilidades.
  • Enseñando con el ejemplo.
  • Ahorrando combustible y
  • Caminando, caminando la mayoría del tiempo, que no está la cosa para ir en coche a todos lados.

Convénzase, señor candidato. Convénzase, señora candidata.

14 September 2010

Creo que igual que a la flor aquella de Mafalda a la que faltaba información y no florecía siendo primavera, estos políticos que llegan a nuestas instituciones nunca han oído desde alguna de éstas algo sencillo que les sirva para hacerse una idea de lo que van a a encontrar y qué esperamos de ellos, los que aquí esperamos con ansia.

Y ahora que es momento de hacer listas, de escoger equipo de travesía, de elegir a los que cuatro años después habrán de volver a evaluar los ciudadanos, se me ocurre que algunas ideas no les vendrán mal:

Señor candidato, señora candidata:

  1. Escoja personas de profundo calado político para conformar su lista. Sí. Justo en el momento en que ya en boca de todos la denostada política no puede arrastrar más bajo su  nombre, es el momento de la política. De colocar políticos donde hay que ejercerla, en puestos para políticos, desde los que poder trasladar a la sociedad desde las instituciones el modelo social del que está convencido su partido que es el mejor. Esa es su principal misión en la organización en la que le toque trabajar, ya sea en gobierno o en oposición.
  2. Busque políticos y no técnicos para su lista, para sus puestos de dirección política. Si no coloca políticos donde debe haberlos, ¿quién transmitirá a la organización los valores superiores, la visión, la estrategia, quién hará de político?. Si donde debe haber un político, coloca a un técnico, entonces se confunde a la organización y a sus miembros. Político y que ejerza como tal. ¿Un ingeniero en su lista? Vale, pero que no venga a ejercer.
  3. Convénzase, vienen Usted y su equipo a liderar la organización. En la Administración, la jerarquía es aún un valor respetado, solicitado y normativamente reconocido como forma habitual del ejercicio de la competencia. Y nada mejor que un líder para una organización ávida de cambio, de dirección, de nueva cultura, de nuevas formas de trabajar. Puede y debe hacerlo: dirija su organización y elija el  modelo de dirección que ésta y su gente necesite. Y recuerde, no le servirá ni el que utilizó en el último ayuntamiento que estuvo ni lo que leyó en aquel libro de management.
  4. ¿Necesita asesores?. Probablemente. Y muchos de ellos ya estarán en la propia organización. Personas que conocen su ámbito de trabajo, el entorno cercano, que manejan información en mayor o menor grado y con mayor o menor eficiencia y que, probablemente, respetan a la organización y la quieren ver crecer.
  5. ¿Necesita asesores externos?. También probablemente. Pero que ejerzan como tales y dotados de poder ejecutivo, que sean capaces de transmitir capacidad técnica y liderazgo de este mismo tipo a la organización, con lealtad a los valores que su modelo y proyecto contienen.
  6. Transmita información y consígala. Transmita dentro lo que dentro deba ser conocido. Deje salir la que tenga que ser conocida. Toda. Sin manipular y gratis. Le harán “un valiente” a los ojos de sus ciudadanos y es época de valientes.
  7. Consiga información. Dentro la que dentro se produce. Sepa qué se dice de usted ahí fuera e intervenga sobre ello. Lea en todos sitios y hágalo profesionalmente. Utilícelo para mejorar lo que hace Usted, su equipo y la organización.
  8. Utilice la tecnología. Lamentablemente, la inquietud por usarla es algo que tendrá que traer de casa. Aquí le enseñaremos a usarla. La genérica y la específica, la de gestión, la de los datos y la de las presentaciones. Pero convénzase, no podrá pasar cuatro años evitándola y escondiéndose de ella, porque es más eficiente, más barato y más fácil usarla que no.
  9. Traiga sus ideas y transmítalas. No necesitamos grandes oradores, ni comerciales de humo. Esos ya han pasado por aquí y sabemos cómo defendernos de ellos, además de que no hay quién los crea. Traiga ideas y hagámoslas posible desde lo posible.
  10. Escuche, escuche, escuche. Escuche dentro y escuche fuera.
  11. Escuche, escuche, escuche. Escuche dentro y escuche fuera.

Nosotros ya los tenemos…

3 September 2010

Al hilo del post Administraciones en red, La administración necesita incorporar programadores, se me ocurrió pensar que “nosotros ya” y desde hace tiempo.

La Empresa Pública de Informática, S.A. es el instrumento que se creó hace como cosa de 20 años para, ligada el área de la recaudación, colaborar con los ayuntamientos de la provincia y la propia Diputación en ambos frentes.

Con diferencia, el ámbito del desarrollo de aplicaciones es el punto fuerte de la empresa: todo lo que usamos (fuera de la ofimática) es nuestro. Pero todo, todo.

Esto ha permitido evolucionar cada aplicación conforme se ha ido necesitando una adaptación a un uso concreto a una necesidad específica surgida por cambios normativos o del entorno de aplicación con rapidez y permitiendo que el cambio incida sobre todas las administraciones locales de la provincia en un cortísimo espacio de tiempo y de forma homogénea.  Momentos trascendentes como el paso al Euro o aquel temido efecto del año 2000 pasaron sin que se notase en nuestra provincia y en nuestras instituciones. El más reciente cambio en la estructura contable, lo mismo. Todo funciona para el entorno en el que se desarrolla y para el que se trabaja y, ¿por qué?.

  • Porque los que desarrollan (las personas que lo hacen) lo hacen con un profundo conocimiento del entorno. Son tan administración local como el último secretario-interventor de la provincia. Son el entorno.
  • Porque llevan haciéndolo 20 años en la empresa y algunos 30 si comenzamos a contar su experiencia en el orginal  Centro de Cálculo del que aún no han salido algunas administraciones.
  • Porque nunca “cantos de sirena” de la consultoría privada supieron hacerlo mejor aquí o más bien, porque lo que se hacía dentro siempre era mejor que el producto comercial.

La Empresa cuesta pasta, claro que sí. Se paga sueldo digno, se tienen las infraestructuras de comunicaciones y mantenimiento que requiere la importancia del tema y se presta un servicio de calidad al cliente institucional y personal de los ayuntamientos y la propia institución, pero el resultado de lo que tenemos, capitalizado, probablemente no lo tenga ninguna otra administración de nuestro tamaño o mayor.

En la Junta de Andalucía surgió recientemente la iniciativa de creación de un Centro de Servicios Avanzados para Gobierno y Administraciones Locales que venía a intentar ser esto: una gran empresa pública de atención informática pero cuyo lastre, personalmente, creo que era el basar en la “consutoría externa” precisamente generar y mantener el conocimiento: el desarrollo. Desconozco el estado de la cuestión actual de este tema, pero en nuestra provincia, esta iniciativa venía a solucionar un problema que no teníamos y así lo intentábamos hacer ver.

Hay aspectos mejorables de este modelo de la Diputación de Córdoba, pero hoy toca hablar de lo “bonico”.

Máster en personas

17 February 2010

Os advierto que soy muy impresionable.

Estar por fin en el Curso de dirección pública del INAP y las sesiones de hoy me han dejado hecho polvo. Miles de ideas bullen en mi cabeza y ya quiero estar ahí mañana para empezar a empoderar, a aumentar el desarrollo personal de la gente con la que trabajo, a entregar llaves y claves que abran puertas y descifren secretos, ser capaz de establecer y mantener relaciones, crecer y hacer crecer y entrar cada mañana con el ímpetu de un soldado de infantería del ejército rojo desfilando en la Plaza Roja un 17 de octubre.

Sí, soy mi mejor droga, no lo puedo evitar.

Genís Roca (@genisroca) y Manel Muntada (@cumclavis) nos han dejado al auditorio del curso esta mañana y tarde en Madrid boquiabiertos y llenos de fuerza, dudas y creo que de poder para el cambio.

Es difícil hacer un solo post sobre todo lo que han contado ambos, uno detrás de otro y a cada cual mejor, así que, siendo fácilmente impresionable como soy,  me centro en hacer explícito el runrún que no cesa aquí atrás que me lo ha dejado este máster de 20 minutos en cómo ser una mejor persona y, de paso, sacar lo mejor de la gente que tienes cerca haciéndole ver de lo que son capaces.

El vídeo lo ha puesto hoy Manel Muntada, tipo sensible donde los haya (o eso me ha parecido) y muestra la intervención de Benjamin Zander, director de la Orquesta Filarmónica de Boston en una Conferencia anual de TED de las que acabo de conocer que existiesen. No dudes en regalarte 20 minutos para verlo.

Como soy muy impresionable, no dejo de darle de vueltas a todo el contenido del vídeo, pero dos frases de Zander tendrán que ir en mi epitafio (éso, si muero en las tres o cuatro próximas semanas, porque seguramente oiré algo que me dejará igual de  impactado en muy poco tiempo; ya que mi ignorancia no conoce límites). Ahí van:

  • “¿Quién soy que no hago brillar los ojos de mi hij(a)?” (la adapto a mi caso) y
  • “No digas nada que no pudiese ser lo último que le dijeses a alguien”.

Pero no hagáis demasiado caso, porque yo soy demasiado impresionable.

Liderazgo

17 February 2010

Hoy le ha tocado a Joan Plans (que no tiene Twitter ni se le espera, me lo ha dicho él mismo) hablar todo el día sobre Liderazgo en el IX Curso de Dirección Pública Local del INAP.

Sin contar nada espectacularmente sorprendente o novedoso en el ámbito, la capacidad de comunicación y mantenimiento de la atención del auditorio de Joan son dignos de encomio.

Le ha dado un buen repaso, sin profundizar en la teoría, al perfil actitudinal y aptitudinal del líder en las organizaciones, orientando el discurso de manera muy adecuada al caso de la función pública, que muestra conocer bastante bien.

Me ha gustado especialmente el gráfico que presenta los distintos modelos de liderazgo, representado al mismo tiempo estilos y modelos “históricos” desde los que se ha enfocado el liderazgo y que puede contemplarse como un resumen de los componentes del liderazgo. Los lectores avezados no necesitarán muchas más pistas para pasar horas frente a este gráfico e hilar fino sus propios comentarios.

Modelos de Liderazgo, de Joan Plans

Y aunque me quede algo largo el post, no quiero dejar de colocar la lista de acciones de “ayuda a los ficus” que no debe olvidar un líder que pretenda reactivar al colaborador o colaboradora que, perdida toda ilusión, se presenta llorón y desahuciado queriendo renunciar a todo:

  1. Actúa como un Pigmalión positivo.
  2. Muéstrale lo que ganará con el cambio.
  3. Implícale, muéstrale, el cuadro general que su acción particular tiene.
  4. Dile lo importante que es.
  5. Házle mirar hacia adelante, olvidando la afrenta del pasado que todos tenemos contra la organización.
  6. Busca su palanca. Todos la tenemos.
  7. Busca su poder. Muéstraselo.
  8. Se coherente (o, más bien, procura haberlo sido antes).
  9. Gestiona sus expectativas (no me ha gustado su uso de la manida “esperanza” aunque, explicada, quizá pueda usarla alguna vez)
  10. Recuérdale el frío que hace fuera (¿de verdad quieres irte ahí afuera?).
  11. Muéstrale lo que a ti te funcionó.
  12. Apújale (palabro de Joan que fusiona “apoyar” con “empujar” y que la web de su empresa (DIRECTA Recursos Humanos) muestra gráficamente como tarjeta de presentación de su equipo de forma muy original)

En este vídeo, Joan presenta su libro: Las 27 virtudes, pero él es mejor en directo.

La dirección pública profesional

16 February 2010

Dice Rafael Jiménez Asensio en la presentación de su libro compartido que en España “nos estamos quedando solos en el mundo desarrollado en la defensa de un modelo de dirección pública” decimonónico que no da respuesta a las necesidades de una sociedad en la segunda mitad del siglo XXI.  (Del libro ya hizo Oscar Cortés un buen comentario  en su blog en noviembre pasado)

La sesión inicial del IX Curso de Dirección Pública Local del INAP, a cargo de Rafael Jiménez Asensio, tuvo como eje la reflexión en torno a la actitud que en nuestro país hemos tomado en la función pública y en la política en torno a este tema, sin que ni en uno ni otro frente hayamos sido capaces de articular (quizás por cobardía) o desarrollar como es necesario justo esta parte intermedia (de engrase, dice él) que se sitúa entre ambas partes de la Cosa Pública.

La necesidad de establecer como oficio (“es bueno tener un oficio”, dice Dylan en una entrevista que le leí en Rolling Stone, Issue 1078 – May 14, 2009) dentro de la Administración Pública la gestión pública es evidente en tanto en cuanto, esto es una obviedad, la administración de recursos, la toma de la mejor decisión, el desarrollo de una política pública con coherencia y de forma sostenida y, en fin, la puesta en valor de la experiencia y el conocimiento de las personas que apoyan el despliegue de una estrategia política desde las instituciones, no tiene nada que ver con ser un buen ingeniero, un magnífico jurista, un gran escultor, herrero o alfarero.

Y en la Administación Pública española estamos muy acostumbrados a perder grandes técnicos ganando pésimos gestores.

Sobre el vídeo: Vale, vale, vale: Hiperhormonado,  super testorónico, prácticamente homófilo e históricamente “impreciso”, como diría el Ciro Espitama de Gore Vidal en Creación, pero muy ajustado al caso.