Archive for March, 2010

Snail mail

19 March 2010

Este vídeo de Genís Roca da juego para escribir decenas de… libros.

En mi actual labor proselista de “La Luz de la electrónica ha llegado a vuestros escritorios”, me acuerdo de él varias veces al día en diversas situaciones. Las relaciones con la tecnología de las personas es algo digno de estudio de algún psicólogo clínico.

La última ha sido un correo de una buena amiga de mi misma quinta (1970) con la que mantengo un contacto esporádico y virtual. Ha vivido en cinco paises distintos, habla tres idiomas, ha enseñado español en varios de esos países y es inquieta culturalmente hablando.

Sse me ocurrió darle la buena nueva del nacimiento de Olivia con un mail cuyo asunto rezaba “Olivia ha venido!!!” hace cinco años, al que ella me contestó cariñosamente.

Desde entonces, anualmente, y coincidiendo con mi cumpleaños o la Navidad, recibo un mensaje de ella cuyo asunto sigue siendo el mismo:  “Re: Re: Re: Re: Re: Re: Olivia ha venido!!!”, con tantas “Re: ” como mensajes nos hemos cruzado desde entonces, pero siempre con respuesta más o menos precisa sobre lo que nos escribíamos la  última vez.

Ella retoma fácilmente la conversación donde la dejamos seis o doce meses antes y me contesta a cualquier banalidad o sincera expresión de interés por su nueva vida conforme se la pregunté entonces, pero con una asincronía tal que me obliga a bajar hasta varios años atrás en nuestro epistolario para comprobar de qué hablábamos entonces.

Mis preguntas interesadas resulta que iban sobre la nueva ciudad donde vive, Estámbul la última, pero ella me contesta ahora desde Barcelona, donde aún no tiene trabajo y donde la gente es algo fría. Yo olvido Estámbul y le intento hablar ahora de Barcelona.

Sin saber, por ahora, si por fin ha encontrado trabajo o si la gente, ya después de unos meses, se le ha vuelto más cálida; me ha felicitado recientemente mandándome, además, una foto de ella interpretando…

En fin, creo que a esto de la sociedad del conocimiento, le falta un hervor…

@peperoldan

Advertisements

Cliente de artesanos

3 March 2010
Portada de pinceladas

Pinceladas obligadas para recomponer un sueño

Hace unos meses recibí un encargo de mi, ahora difunto, amigo Iñigo para entregar a un grupo de amigos de él lo que describió como palabras no dichas.

Las Pinceladas obligadas para recomponer un sueño, como ha quedado finalmente titulado el librito, son un fumet espeso cuya forma ha quedado definida por el trabajo de varios profesionales de la edición que han trabajado llenos de espíritu artesano, a lo #redca.

Después de una seria conversación con mi amigo Molina, gerente de Manigua, pasó el encargo a la editora y al jefe creativo de la empresa. Una entrevista personal con ellos, llena de sentimientos, de interés por las personas, con trato exquisito al cliente y sin embargo amigo, de profundizar en el carácter y visicitudes del que escribía y del que encargaba, bastó para componer con trazo casi definitivo lo que iba a salir. ¡¡¡Y es que eran dos artesanos los que preguntaban!!!.

En alguno de los correos que nos hemos cruzado desde el mes de septiembre, mi amigo Molina me llegaba a reconocer que los sistemas para hacer 2.000 los tenemos más que rodados, mientras que para hacer 10 hay que estudiarlos en cada ocasión para ver cuál es la mejor opción (y que no se dispare en precio).  O sea, que sí, que en la produción industrial cabe el reposo que el parir artesano requiere, con franqueza, pragmatismo, simplicidad, sobriedad y sentimiento, que no es valor expresado en la Declaración #redca, pero que yo añado porque no hay trabajo que merezca la pena ser hecho si al que ejecuta no se le permite una mínima aportación sentimental.

Justo en medio de la celebración de mi 40º cumpleaños me entregó Molina los diez ejemplares en una caja inexpugnable y no puedo más que confesar que me invadió un miedo atroz al juicio de los que verán, con otros ojos distintos a los míos y a los que lo han trabajado, el libro. La nefasta faceta de lo real embarra casi siempre el viaje de la idea a la práctica, y ahí cada uno lleva su propia carga en la alforja. Lo que desde el Barrio artesano de la edición industrial me llegó el sábado es sentimiento artesano hecho papel.

Decir que para la encuadernación también ha habido que recurrir a manos expertas que así la han trabajado era obvio, pero esto casi no tiene mérito. Tiene la profesión casi tanta historia artesanal como mecanizada, por lo que el artesano de turno sólo aplicaba con técnica impecable un impromptus lleno de conocimiento.

Donde el valor de lo artesano es innovación y así ha quedado patente es en el proceso de gestión.  Ahí es donde el sentido artístico de las manos artesanas de tres grandes profesionales de lo suyo, han dejado ver que en la producción en cadena hay un sitio de lujo para las personas y el trabajo de imprimir sentimientos.

Gracias Julia, Luis, Molina y Manigua.

Pepe Roldán (@peperoldan)

PD.- De precio, como me dice mi pescadero habitual, ya hablaremos. Pero lo tiene, ¡ojo!